Análisis de The DioField Chronicle: una propuesta que se actualiza para atraer nuevo público

Hace algunas semanas hablamos sobre La crónica de DioField en base al primer contacto que pudimos mantener con el juego. Ahora, luego de jugar varias horas a su versión final, ya les puedo compartir un análisis con mucho más contexto y hablarles de porqué considero que esta nueva apuesta a la estrategia por parte de Square Enix puede ser una puerta de entrada digna para nuevos usuarios.

Comenzaremos adentrándonos en su historia. Como si estuviéramos dentro de un relato de Game of Thrones, la narrativa se enfrentará a dos importantes imperios que seguirán hacerse con el control del Jade, un mineral esencial para la magia moderna. Controlar este material puede significar un peligro para todo el territorio de Alletain y es en ese momento donde entrar en escena los Blue Foxes, un grupo de mercenarios a quienes tendremos que ayudar para interferir en los malvados planes del enemigo.

Aunque su trama pueda parecer un tanto lineal, con el pasar de las horas las alianzas, traiciones, amistades y algun otro giro inesperado la hacen muy atractiva. Lo que lamento -y que creo que pueda llegar a desalentar a muchos jugadores- es la falta de subtítulos en español para poder seguir la historia como es debido. De todas las formas, no necesitas un nivel muy alto de inglés como para poder disfrutarlo, pero seria un gran detalle recibir en un futuro una actualización con su localización al español.

La aventura se dividirá en diferentes capítulos. En estos tendremos la opción de avanzar directamente con las misiones de historia u optar por misiones secundarias, las cuales nos darán materiales para craftear armas, dinero para comprar equipo, puntos de habilidades para utilizar en los árboles de mejoras o experiencia para poder subir de nivel a nuestros mercenarios. La ansiedad a veces nos obliga a optar por el camino mas corto, pero les aseguro que tener un equipo con estadisticas mucho mas evolucionadas hara que las batallas se nos hagan un poco sencillas.

Todos nuestros mercenarios contarán con diferentes habilidades dependiendo de su especialidad. Desde el comienzo tendremos los básicos: guerrero, arquero, mago y un jinete que ataca desde su caballo. Pero, a medida que vayamos progresando, iremos conociendo nuevos personajes que se unirán a nuestro equipo y que traerán con ellos más especialidades. Todas están presentes en un árbol en el cual podremos ir desbloqueando nuevos ataques y mejorando los ya adquiridospero esto no apareció solo del progreso del personaje, también del arma que lleven equipado que será la que defina las 3 habilidades principales que llevará a cada personaje.

Una vez que tengamos a todos nuestros mercenarios equipados llega el momento de saltar al campo de batalla y aquí comienza lo divertido. El juego nos va a plantear un objetivo a cumplir, nos mostrara el mapa como si de una maqueta se tratara, y comenzaremos a planificar la estrategia.

En ese marco, su jugabilidad es muy accesible. Con un botón podremos mover todas las unidades a un sitio y con otro dar la orden que ataquen al enemigo mas cercano. Pero la estrategia comienza cuando detenemos el tiempo, como si de un juego por turnos se tratara, y comenzamos a lanzar sus habilidades que, combinadas, pueden resultar en la muerte segura de un puñado de enemigos. El juego invita constantemente a probar diferentes combinaciones, vulnerabilidades y efectos secundarios. Es justamente este nivel donde el título muestra una profundidad más elevada, pero nada que no pueda comprender después de varios ataques.

Sin lugar a dudas, el género RPG -hasta desde su abreviatura- puede ahuyentar a más de uno porque sabemos que estamos frente a juegos extensos. En ese sentido, es para destacar el gran trabajo que hace The DioField Chronicle en llevar a cabo las batallas por turnos a una experiencia rápida, dinámica y entretenida. Una misión puede durar menos de 15 minutos y el juego te premia por terminarla en menos de 4 o 6 minutos. Esto es excelente para partidas cortas y retomarlo en el momento que quieras volver a Alletain.

Analizando su apartado artístico, desde lo musical tenemos una joya, ya que todo su soundtrack estuvo a cargo de Brandon Campbell y Ramin Djawadi, compositores en Juego de Tronos. Desde lo gráfico, por su parte, no es realmente sobresaliente, pero el título toca sus puntos máximos durante las cinemáticas, que están muy bien conseguidas.

Como conclusión final podría decir que The DioField Chronicle es una nueva franquicia que, desde mi punto de vista, tiene futuro dentro del género. Un juego que aunque no intenta salir completamente del molde, propone cambios en su jugabilidad para adaptarse a los tiempos que corren invitando a todo tipo de jugadores a adentrarse en una historia fantástica medieval de la cual nos será difícil despegarnos.

SEGUIR LEYENDO:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.