Como afrontar las altas temperaturas sin perder de vista el autocuidado personal integral – Salud y Bienestar

Se aproxima el verano y se puede observar cómo el cuerpo físico comienza a tomar una mayor preponderancia. Para bajar de peso se suele buscar soluciones rápidas que impliquen el mínimo esfuerzo y que aporten el mejor resultado en el menor tiempo posible. Por ello, a menudo se recurre a las llamadas dietas milagrosas, las cuales, si bien pueden llevar al objetivo deseado al corto plazo, es sabido que no aportan resultados favorables a largo plazo. El principal objetivo debe ser lograr un cambio de estilo de vida, a través de la incorporación de hábitos saludables, que permanezcan en el tiempo, lo cual no se logra de un día para el otro. Por este motivo, es fundamental no caer en la desesperación en esta época del año y centrase en este último propósito. Por las Lic. en Psicología Mailén Barreto, Mariela Garabello y Melody Varisco.

Así también, en esta época del año, donde comienzan los momentos de calor intenso, producto del cambio climático, el ánimo se ve afectado en muchos aspectos negativos. Aparece una sensación de pesadez, cierta anhedonia, y hasta irritabilidad. Esto tiende a llevar a cabo a que cueste mucho esfuerzo realizar las actividades diarias, sobre todo fuera de casa. Si bien es lógico, por una cuestión de salud y autocuidado, que se tienda a pasar la mayor parte del día “adentro”, resguardados del sol y de las altísimas temperaturas, también es real que muchas veces se tiende al encierro prolongado por disfrutar de cierta comodidad, favorecida esta conducta por el uso de la tecnología, la cual permite resolver cuestiones remotamente y hasta la recreación sin moverse de casa.

En este punto, es importante no olvidar que esa zona de confort donde se puede estar cómodo y resguardado de las altas temperaturas puede tornarse también un tentempié previo al autoboicot de un verdadero bienestar, favoreciendo el sedentarismo y el aislamiento, repercutiendo en la salud física y psíquica. Entendiendo que ambas están interconectadas y se florecen entre sí escasamente, para obtener resultados a largo plazo, no se puede descuidar ni el ámbito mental ni el físico, sino que es importante responsabilizarse y cuidar ambos por igual, teniendo en cuenta que el ser humano es un ser íntegro y en total comunicación.

Así, para un buen crecimiento personal, hay que tener en cuenta: cuerpo y mente. Se trata de lograr trabajarlas de una forma integrada, donde no hay una que sea más importante que la otra (más allá de la época del año en que se esté) y donde desde ellas se pueda actuar de manera más equilibrada en la vida. Muchas veces los problemas emocionales repercuten sobre el cuerpo en forma de dolores o molestias físicas y lo mismo sucede en el caso contrario: muchos problemas corporales se traducen en cambios de humor y otros trastornos emocionales. Es decir, que muchas de las molestias y tensiones, tanto físicas como psicológicas, son consecuencia de la incomunicación que existe entre la mente y el cuerpo.

De este modo, todo cambio conlleva un proceso de adaptación. Por lo que es crucial, para mantener un equilibrio, esté atento a que esos estados de comodidad que se mencionaban fueran limitados a lo estrictamente necesario, adquiriendo tips para cuidar el cuerpo y la mente fuera de casa. Con esto se hace referencia a los riesgos y las consecuencias psicofísicas que genera, por ejemplo, el sedentarismo, resaltando en primera instancia el desgano que se va potenciando, la pereza, la procrastinación, así como la acumulación de estrés y otras emociones que, solo en el salir, moverse, socializar y recrearse, pueden canalizarse asertivamente, impidiendo su acumulación y ulteriores desbordes, como canalizaciones disfuncionales, malos hábitos o vicios que perjudican la salud y el bienestar en general, tornándose luego en una bola de nieve que va creciendo y cuesta luego frenar.

De allí que es clave anticiparse desde el autoconocimiento, y planificar buscando acordes a este tipo de situaciones estrategias, de forma tal de poder continuar cumpliendo con la rutina del autocuidado a la par de responder a las obligaciones y responsabilidades civiles y laborales que cada uno tiene .

Tips para afrontar las altas temperaturas manteniendo la salud y el bienestar
El principal enemigo en este tipo de situaciones es uno mismo. En este punto es importante advertir esta tentación y evitar el auto diálogo negativo, las excusas y la queja que solo incrementa el malestar y envía señales al inconsciente -y al organismo en su totalidad- de incomodidad y fastidio, lo cual dificulta poder encontrar soluciones alternativas para adaptarse a estos cambios sin descuidarse. La queja solo paraliza e incrementa el problema. Para ello es de suma importancia tratar de ser más consciente de los pensamientos y emociones, lo cual favorecerá un mejor desenvolvimiento.

No dejarse llevar por las presiones sociales. En esta época del año en que el cuerpo está en el centro de las preocupaciones de la sociedad, parece necesario preguntarse con más énfasis por su relación con la mente. El equilibrio de cuerpo/mente se alcanza a través de rutinas de ejercicios, que ayudan con eficacia a que prevalezcan los pensamientos positivos y permiten tomar el control emocional. De este modo, será igualmente necesario e importante mantener siempre una actitud positiva ante la vida que se verá reflejada en las expresiones corporales y formación física.

Organizarse es la clave. Buscar alternativas para no abandonar el ejercicio físico es fundamental para cuidar de la salud en general y mantener el buen ánimo, ya que, como se instruyó innumerables veces, la actividad física favorece la liberación de las hormonas del bienestar. Si bien sostener el ejercicio cuesta por el incremento del calor, la modificación de horarios es una posibilidad muy favorable para no abandonarlo: a primeras horas de la mañana o al atardecer, cuando la temperatura tiende a descender. Inclusive, si no se cuenta con tiempo por el surgimiento de algún evento o imprevisto que desorganiza la agenda, existen otros recursos, como tutoriales de internet o bien en el material educativo de este Programa correspondiente al mes de agosto, en el que se educa sobre los beneficios del ejercicio físico y otros consejos para realizarlo en casa, incluso en espacios reducidos de ser necesario.

Prepárese con anticipación para los eventos sociales, que en esta época del año surgirá con más frecuencia, de forma tal de no descuidar el cuerpo y la mente. Si bien es muy positivo salir, festejar y socializar, es recomendable mentalizarse y enfocarse en el verdadero fin de estas reuniones, que es el compartir, celebrar los logros y despejarse; no en una oportunidad para el desborde, el comer y beber en exceso. Para ello, como siempre, la planificación previa es clave para evitar caer en el automatismo, el impulso y el descontrol.

Mantenerse hidratado, no solo porque previene un golpe de calor, sino que está demostrado que beber agua mejora el humor, reduce la tensión y favorece alcanzar y sostener la calma y las sensaciones positivas. Además, evita confundirse con hambre, lo cual suele suceder muy a menudo. El agua regula a su vez la temperatura corporal y brinda la energía necesaria para no dejar de ser constantes en las actividades de autocuidado. El agua es un gran aliado en esta época ya que hidrata, mantiene a línea la temperatura corporal, es clave para un óptimo funcionamiento del organismo en su totalidad, y no tiene calorías ni aditivos nocivos.

No perder de vista los objetivos. Es fundamental que las conductas y elecciones sean dirigidas a la consecución de las metas planteadas, que en este caso es el mantenimiento de hábitos saludables favoreciendo el bienestar integral. Tener los objetivos claros y bien definidos favorece la constancia y el encuentro de alternativas y comportamientos proactivos de cómo mantenerse encaminado a la meta; teniendo siempre presente que todo cambio implica un proceso único e irrepetible, distinto para cada uno, que lleva su tiempo y sus dificultades dependiendo de cada quién.

Por ello, es de gran ayuda ponerse pequeños objetivos, metas mínimas a cumplir, celebrando cada paso sin perder de vista la meta final, lo que hará más llevadero y gratificante el camino hacia ella, así como a su vez irá empoderando a la persona, incrementando ciertamente el sentimiento de autoeficacia y autoestima; recursos esenciales que facilitan una mayor predisposición y proactividad para la consecución y logro de lo que la persona se propone.
Nota de Redaccion: Artículo publicado en el Material Educativo de Icarus Centro de Salud & Longevidadpara pacientes del Pios-Pec y Pios-Pec PER, correspondiente a noviembre de 2022, cedido para la publicación en AIM.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.