Freddie Mercury y el tortuoso proceso de grabación de su último disco con Queen

El 24 de noviembre de 1991un día después de anunciarle al mundo que padecía VIH, freddy mercurio murio en londres a raíz de una complicación pulmonar. Se fue de este mundo a los 45 años con la sensación del deber cumplido, porque había logrado grabar un último disco con Reina«insinuación»que para él era algo así como el testamento musical de la banda.

El proceso de grabacion del disco fue tortuosoporque el VIH Hacía estragos en el físico del cantante y debía realizar esfuerzos sobrehumanos para ponerle su voz inigualable a cada tema. Sus compañeros en la banda, coautores del éxito iniciado a principios de los años 70, hicieron todo lo posible para que Freddie cumpliera el sueño y, pese a la oposición de los médicos que lo atendían que una y otra vez reclamaban que parase el trabajo, el disco se pudo finalizar.

Aunque fuera una tortura, Freddie Mercury quiso grabar un último disco

En marzo de 1989, cuando todavía faltaban dos meses para que viera la luz «El milagro»el álbum que había grabado luego de más de un año de descanso, Freddie Mercury se reunió con el guitarrista Brian May, el baterista Roger Taylor y el bajista John Deacon. Les pidieron a sus compañeros que volvieran a entrar a estudios para darle vida a un nuevo producto.

Queen – El videoclip del tema que marca la despedida de Freddie Mercury: The Show Must Go On

Era una locura, porque el cantante estaba muy mal de salud y parecía sin fuerzas. Estaba muy delgado, ojeroso, pálido… Sus ojos parecían más grandes y los huesos de la cara se hacían visibles en ese rostro demacrado. El Sida era, en esos tiempos, una sentencia de muerte.

Para concretar la obra hubo que diseñar una estrategia. En Londres no podía grabarse porque los fotógrafos perseguían a Freddie en busca de “la foto”. Su enfermedad era un secreto a voces, pero él no lo admitía y sus compañeros lo cubrían. “Escuchen su voz en el último disco. ¿Parece la de una persona que está enferma oa punto de morir?decía el guitarrista Brian mayo para evitar los rumores de la prensa.

Freddie Mercury, en un estudio de grabación, antes de contraer HIV (Foto: Reuters/Peter Roshler).
Freddie Mercury, en un estudio de grabación, antes de contraer HIV (Foto: Reuters/Peter Roshler).

Se decidió que grabarían en un estudio de la ciudad suiza de Montreuxllamado “Estudios de montaña”. Allí tendrán la tranquilidad e intimidad necesarias para tener en el trabajo. El plan era grabar durante tres semanas seguidas y descansar dos antes de volver a sesiones.

Lea también: Freddie Mercury cumplió 76 años: la historia de la extravagante fiesta que organizó para sus 39

Freddie necesitaba esos intervalos sí o sí, para recuperarse. Había comprado una casa muy cerca, a orillas del lago de Ginebra, de modo que el plan era perfecto. Los otros músicos aprovechaban esas libres para dedicarse a proyectos personales semanas.

La salud de Freddie Mercury y una emotiva respuesta de Queen

La situación física de Mercury sacó lo mejor de los integrantes de la banda. En ese proceso decidiría que todos figurarían como autores de los temas para que no hubiera peleas por las regalías. Ninguno se quejó por tener que supeditar las grabaciones, a cientos de kilómetros de sus lugares de residencia, a los altibajos físicos del genial cantante.

Brian May, guitarrista de Queen, ayudó mucho a Freddie en la grabación del último disco.
Brian May, guitarrista de Queen, ayudó mucho a Freddie en la grabación del último disco.

A tal punto llegaba el deterioro de freddie que hubo dias que no pudo trasladarse hasta el estudio y deberá grabar desde la cabina de control. Caminar 15 metros era, para él, una proeza. Debía hacerlo en tramos, siéntate un rato para recuperarse y seguir…

Sus compañeros lo vieron y la sensación era ambigua. por un lado despertaba pena, pena… pero al mismo tiempo les provocaba una inmensa admiración por el esfuerzo que era capaz de hacer para cumplir un sueño.

En febrero del 90, Mercury se mostró por última vez en público en una entrega de premios.

La piel estaba tan débil que ya no podía ponerse los auriculares, lo cual era todo un problema para que el trabajo saliera con la calidad que el músico se autoexigía siempre. Se maquillaba para entrar al estudio y evitar que la palidez de su rostro impresionara a sus amigos.

En los días finales, mientras grababan la mítica «El show debe continuar» (“El espectáculo debe seguir”), Brian mayo evite que a freddy ya le costaba una enormidad hacer su trabajo y le prefiera una adaptación para “salvarlo” de cantar las partes más exigentes del tema.

Lea también: Brian May cumple 75: la historia del genio que tras la muerte de Freddie Mercury pelea contra la depresión

Mercury estaba tirado sobre un sillón y se enojó con la propuesta de su amigo. Lo miró con furia, se levantó de un salto sacando fuerzas de donde no tenía, agarró un vaso de vodka y lo tomó de un solo trago. “Brian, lo voy a cantar yo”dijo mirándolo a los ojos, y se metió en el estudio para darle el toque final a su testamento artístico.

Y le puso al voz a la canción que resultó la forma poética que Freddie Mercury de decir adiós. Su videoclip muestra un recorrido de imágenes históricas de la banda, pero no incluye flashes de esos días finales. El imponente frontman estaba en el final: “Por dentro mi corazón se está rompiendo, mi maquillaje se puede estar descascarando pero mi sonrisa no se apaga”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.