Japón interviene para apuntalar el yen a medida que se profundizan las «guerras de divisas inversas»

Japón intervino para fortalecer el yen por primera vez en 24 años cuando un trío de bancos centrales europeos elevó las tasas de interés, subrayando el impacto disruptivo de la inflación en las monedas y la política monetaria.

El aumento de la inflación a máximos de varias décadas en gran parte del mundo ha llevado a fuertes aumentos en los costos de endeudamiento, con mercados de divisas azotados. Esto, a su vez, ha desencadenado lo que los economistas llaman una “guerra de divisas inversa” en la que los bancos centrales buscan apuntalar sus tipos de cambio frente al dólar, mediante intervenciones o subidas de tipos de interés.

Los últimos movimientos, que incluyeron aumentos de tasas en el Reino Unido, Suiza y Noruega, se produjeron un día después de que la Reserva Federal de los EE. UU. hiciera subir el dólar al anunciar su tercera subida de tipos consecutiva de 0,75 puntos porcentuales el miércoles.

Sin embargo, banco central de turquía se movió en la dirección opuesta, continuando con su política poco ortodoxa al reducir su tasa de recompra a una semana del 13% al 12% a pesar de que la inflación superó el 80% el mes pasado. La lira cayó a un mínimo histórico frente al dólar.

Mientras los inversionistas apuestan a que la Reserva Federal y otros bancos centrales importantes aumentarán las tasas más de lo esperado para controlar la inflación, los rendimientos de los bonos de EE. UU. aumentaron, lo que impulsó al dólar y ejerció presión a la baja sobre otras monedas importantes, como el yen, la libra y el euro.

“La Fed realmente está marcando el ritmo de las subidas de tipos de interés y transmitiendo presión a otros bancos centrales a través de los mercados de divisas”, dijo Krishna Guha, jefe de política y estrategia del banco central del banco de inversión estadounidense Evercore.

El yen ha perdido alrededor de una quinta parte de su valor frente al dólar este año, lo que elevó el precio de las importaciones y contribuyó a un máximo de ocho años en el crecimiento de los precios al consumidor básicos de Japón, que excluyen los volátiles precios de los alimentos, al 2,8 por ciento en el año a agosto.

Masato Kanda, el principal funcionario de divisas de Japón, dijo el jueves que Tokio había «tomado medidas decisivas» para abordar lo que advirtió que era un movimiento «rápido y unilateral» en el mercado de divisas. Era la primera vez que Japón vendía dólares desde 1998, según datos oficiales.

El movimiento hizo que el yen subiera a 142,39 yenes por dólar en unos pocos minutos. En el día más volátil de la moneda desde 2016, había alcanzado previamente un mínimo de 145,89 yenes después de que el Banco de Japón señalara que no cambiaría su orientación a futuro sobre las tasas de interés y se apegó a su política extremadamente acomodaticia.

El economista de Citigroup Kiichi Murashima dijo que, incluso si el BoJ afinara su política, no cambiaría fundamentalmente el panorama más amplio de una brecha cada vez mayor en las condiciones financieras entre Japón y el resto del mundo. “Es muy cuestionable hasta qué punto el gobierno puede evitar la caída del yen frente al dólar”, dijo.

Ha habido preocupaciones similares en Corea del Sur sobre la caída del 15 por ciento de este año en el valor del won frente al dólar, lo que provocó especulaciones sobre un posible acuerdo de intercambio de divisas con la Fed, que Seúl negó el miércoles.

Japón es ahora el único país del mundo que mantiene tipos negativos tras el banco nacional suizo elevó su propia tasa de política en 0,75 puntos porcentuales el jueves, llevándola a territorio positivo y terminando El experimento europeo de una década con tasas bajo cero.

el banco de inglaterra el jueves resistió la presión para igualar el ritmo establecido por otros bancos centrales importantes, elevando su tasa de referencia en 0,5 puntos porcentuales a 2,25 por ciento y presionando con la venta de activos acumulados bajo esquemas anteriores de flexibilización cuantitativa.

Pero también dejó el camino abierto para tomar medidas más agresivas en noviembre, cuando actualizará sus pronósticos económicos y evaluará el impacto de Los recortes de impuestos se darán a conocer el viernes por la nueva administración de la primera ministra del Reino Unido, Liz Truss.

banco central de noruega también hizo subir las tasas en 0,5 puntos porcentuales, lo que indica que seguirán aumentos más pequeños hasta principios del próximo año. Pictet Wealth Management estimó que los bancos centrales de todo el mundo habían aumentado esta semana las tasas oficiales en 6 puntos porcentuales acumulados.

Las economías emergentes y en desarrollo son particularmente vulnerables en lo que el economista jefe del Banco Mundial ha descrito como el endurecimiento más significativo de la política monetaria y fiscal mundial en cinco décadas.

En una entrevista con el Financial Times, Indermit Gill advirtió que muchos países de bajos ingresos podrían sufrir problemas de deuda.

“Si miras la situación de estos países antes de la crisis financiera mundial y ahora, son mucho más débiles”, dijo. “Si entras débil, por lo general sales más débil”.

Las subidas de tipos de interés compensan gran venta en los mercados de bonos gubernamentales. Los rendimientos del Tesoro a 10 años de EE. UU., un punto de referencia clave para los costos de endeudamiento global, se dispararon 0,18 puntos porcentuales a 3,69 por ciento, el más alto desde 2011. El rendimiento de los bonos a 10 años de Gran Bretaña aumentó por un margen similar a 3,5 por ciento.

La volatilidad en el mercado de bonos también se extendió a las acciones, con el Stoxx 600 europeo cayendo un 1,8 por ciento. El S&P 500 de Wall Street cayó un 0,8 por ciento a la hora del almuerzo, lo que lo deja en camino a su tercera caída consecutiva, ya que los operadores apuestan por nuevos aumentos importantes de tasas por parte de la Fed.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.