La fuerte confesión de Matías Camisani sobre su relación con Dolores Barreiro

Como en cada emisión del programa PH: Podemos Hablar que conduce Andy Kusnetzoff por la pantalla de Telefeen el denominado “Punto de encuentro” se genera interesantes confesiones de los invitados, casi siempre con una pregunta como puntapié. El sábado por la noche, Andy quiso saber si sus invitados pudieron “ser amigos de sus exparejas”.

Los primeros en pasar al frente y responder de manera afirmativa fueron Flor Vigna y Nicolás Occhiato, quienes hoy debutan en el “canal de las pelotas” con El ultimo pasajero. Sin embargo, quien sorprendió con su respuesta contundente fue el exmodelo Matías Camisani.» class=»com-link» data-reactroot=»»>Matías Camisani.

Si bien dio un paso al frente, luego hizo una distinción entre el resto de las parejas y la que construyó con Dolores Barreiro, de quien se separo en 2019: “Se puede [ser amigo de un ex]pero no es mi caso”, dijo tajante. “Conozco muchos casos que funcionan muy bien como amigos entre exparejas. Pero hay otros casos que no”.

En ese momento, intervino un sorprendido Kusnetzoff: “¿Con Dolores no son amigos?”. La respuesta de Camisani fue clarísima: “No, amigos no, somos padres de nuestros hijos”. Despues de 22 años es raro”, remarcó Andy, ante lo que Camisani decidió explayarse. “Sí, es rarísimo pero es necesario que sea así. Yo estoy en pareja y también por proteger a mi prefiero tener una relación distante con Dolores. Igual no creo que sea algo que uno se proponga. Me parecería buena rara proponerme yo tener una relación”, expresó.

Por otro lado, el músico contó en qué momento ve a sus hijos, Valentino, Salvador, Milo, Suria e Indra. “Los chicos viven en la casa de su madre y vienen los fines de semana. Los más chicos, siempre; los más grandes, como son adolescentes, tienen otros planos, pero igual nos vemos”, concluyó.

Matías Camisani y Dolores Barreiro tuvieron 22 años juntos
Matías Camisani y Dolores Barreiro tuvieron 22 años juntosInstagram: @matiascamisani

Camisani y Barreiro se conocieron en 1996 en México, cuando viajaron al país azteca para trabajar. El flechazo fue inmediato y un año más tarde –en junio de 1997–, se casaron en la parroquia San Antonio de Padua (en el barrio porteño de Devoto), donde pasaron por el altar los padres de la modelo. Luego, llegó la construcción de una amplia familia, con sus cinco hijos.

“Con Matías fuimos creciendo, haciéndonos a nuestra medida, acá los engranajes encajaron. Nos gusta estar juntos, viajar, la pasamos bien. ¡Ojo! También hay días en que lo quiero matar y él me quiere matar a mí”, expresó la modelo. En abril de 2019, apareció la noticia de su separación. Fue Barreiro quien le aseguró a Revista ¡Hola! la ruptura con pocas palabras. “Es vedad, estamos separados. No voy a decir nada más. Prefiero no hacer declaraciones al respecto”.

El sitar, la nueva pasión de Matías Camisani
El sitar, la nueva pasión de Matías Camisani

Eventualmente, ambos fueron reconstruyendo sus vidas, y ahora se encuentran felices, disfrutando de sus respectivas relaciones. Asimismo, Camisani hizo un cambio muy grande al dejar el modelaje y dedicarse a la música. Hoy rige su vida bajo la filosofia oriental. “Trato de obrar en consecuencia de lo que pienso. El conflicto tiene que ver con prejuicios, más desde el afuera”, contaba Matías en diálogo con LA NACION: “Me encanta tocar a las tres de la mañana en un boliche, pero también me encanta viajar a India y meterme en un templo”.

A principios de 2019, el músico y fotógrafo se separó de Dolores Barreiro tras veintiún años juntos.  Hasta hoy, ambos mantuvieron los motivos reservados.  Aquí, en 2021 con su hija menor, Indra (Gentileza Revista ¡HOLA!)
A principios de 2019, el músico y fotógrafo se separó de Dolores Barreiro tras veintiún años juntos. Hasta hoy, ambos mantuvieron los motivos reservados. Aquí, en 2021 con su hija menor, Indra (Gentileza Revista ¡HOLA!)tadeo jones

Actualmente, forma parte de Mukunda Vibra Sounds, una banda que fundó con la madre de una compañera de escuela de su hija, en la que crean un ambiente musical ideal para ayudar en la meditación zen, gracias al uso del sitar y de cuencos tibetanos. “Yo creo que las personas tenemos algo predestinado, no sé si viene de vidas pasadas o futuras, pero India me pasó por encima”, remarcó.

Además de dicha banda, Matías integra otros proyectos musicales en donde el rock es protagonista. “Se fue decantando un poco las ganas de vivir de lo que me gusta. Lo mismo me pasa con la fotografía, estuve haciendo presentaciones y muestras de fotos antes de la pandemia; un proyecto de la India, obvio”, compartió. Con bajo perfil, en la entrevista que le realizo este medio miro hacia atras y recordó qué le dejaron sus años en el modelaje. “Fue una experiencia que me abrió la cabeza, aprendí idiomas, viajé por todo el mundo, conocí un montón de gente”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.