Manchester City dejó viva la Premier League y Leeds pende de un hilo gracias a un grito agónico

La Premier League es sin dudas el torneo más apasionante del mundo. Y esta temporada presenta un desenlace apasionante en todos los aspectos: en la lucha por el título, en la pugna por el ingreso en las copas europeas y también en la disputa para evitar el descenso a la Championship.

Lo más importante: la lucha entre Manchester City y Liverpool por alzarse con el preciado trofeo de campeón. El equipo dirigido por Pep Guardiola pasó por todos los estados de ánimo en su visita a West Ham y dio un pequeño paso hacia el ansiado logro, aunque es cierto que dejó viva la incertidumbre. Se fue al descanso con un 2-0 abajo (dos goles de Jarrod Bowen), pero en el segundo tiempo fue con todo al frente y pudo empatarlo con tantos de Jack Grealish y del checo Vladimir Coufal en contra de su valla. Y a falta de cinco minutos para el final tuvo la gran oportunidad de quedarse con el triunfo, pero el argelino Riyad Mahrez falló un penal, que le contuvo el arquero polaco Fabianski.

El penal que pudo darle el triunfo

De esta manera, a falta de una sola fecha para la final, el City quedó con 90 puntos, cuatro por encima de Liverpool, que juega el martes como visitante de Southampton -el conjunto conducido por Jurgen Klopp disputó ayer la final de la FA Cup , que le ganó un Chelsea-. En caso de conseguir un triunfo, los Reds quedarán a un punto de los Ciudadanos. La última fecha Manchester City recibirá a Aston Villa y Liverpool será local de Wolverhampton.

Si Manchester City terminan igualados en puntos y en diferencia de gol, habrá que recurrir a los enfrentamientos directos entre ambos. Y en ese artículo, tampoco se encontraría nada que marcase la diferencia. Ni los puntos logrados ni los goles fuera de casa. Los dos choque de la liga entre los dos candidatos al título terminaron 2-2, tanto en Anfield como en el Etihad.

Los mejores momentos del Manchester City-West Ham

El despido de Marcelo Bielsa a fines de febrero parecía ser el remedio a tiempo para que Leeds reencauzara su rumbo que iba hacia un fracaso estrepitoso. Los tres años y medio del argentino en el club del norte de Inglaterra fueron como una montaña rusa: una primera temporada en la que se le atragantó el ascenso y una segunda en la que consiguió el histórico logro, que lo elevó a la categoría de intocable para los hinchas. Sin embargo, en esta segunda temporada en la Premier League no encontré eco en un equipo que entró en un tobogán imparable hasta coquetear con los puestos de descenso.

Pascal Struijk acaba de anotar el agónico empate del Leeds United ante Brighton & Hove
Pascal Struijk acaba de anotar el agónico empate del Leeds United ante Brighton & HoveDanny Lawson – Pensilvania

Pues bien, la llegada del estadounidense Jesse Marsch no cambió esta realidad y hoy el equipo se debate en la desesperación de ver si puede mantener la categoría. Habiendo quedado determinados los descensos de Norwich City y Watford, queda todavía por confirmar quién será el tercero de los condenados. Y el Leeds está en la cuerda floja. Hoy rescató en tiempo aficionado un empate de local frente al duro Brighton & Hove, que se había adelantado en el marcado con gol de Danny Welbeck. Esto hundía a los Whites en la antepenúltima posición, pero los locales gritaron desahogo y alivio con el agónico empate del neerlandés Pascal Struijk, que le sigue dando ilusión de salvarse.

Leeds quedó con 35 puntos y momentáneamente fuera de la zona de descenso, en la que cayó Burnley (34 unidades), que perdió 1 a 0 con Tottenham. Sin embargo, los Clarets tienen un partido menos, pendiente de la 18a fecha, ante Aston Villa, que jugarán el jueves.

La definición quedó supeditada a la última jornada, el próximo fin de semana, en la que el Leeds visitará a Brentford y Burnley recibirá a Newcastle.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.