Narcisistas, ansiosos, pasivo-agresivos… Cinco claves para tratar con personas difíciles | EL PAÍS Semanal: Psicología y bienestar

En una ocasión, charlando con un monje que vivía en la ciudad, me dijo que no hay motivo para admirar a los místicos que se retiraron a la montaña oa los meditadores capaces de pasar largas temporadas de aislamiento.

—Eso es lo más fácil del mundo —declaró para mi sorpresa—. Lo verdaderamente difícil es bajar al mundo y entenderse con los demás. En un vagon de metro lleno de gente malhumorada es donde puedes medir tu nivel de espiritualidad.

Pema Chödrön, gran referente del budismo en Estados Unidos, habló en el mismo sentido al afirmar que “la gente difícil son nuestros grandes maestros en la vida”. Y, ciertamente, en el día a día no nos faltan ocasiones para interactuar con estos maestros que, como mínimo, nos permiten practicar el arte de la paciencia.

Todo el mundo tiene en el trabajo, en la familia o incluso en el círculo de amigos a alguien que no resulta fácil de tratar. ¿Cómo hacerlo para no perder los papeles y ganar puntos espirituales?

Dos reputados psiquiatras franceses, Christophe André y François Lelord, dan claves concretas para cada perfil en su ensayo Cómo tratar personalidades difíciles, publicado en España recientemente.

Parten de la base de que es imposible que todo el mundo esté siempre relajado, de buen humor y en sintonía con los demás. Saber relacionarse es aprender a convivir también con los aspectos más complejos de los seres humanos.

Las personas depresivas tienden a contagiar su pesimismo a quienes les rodean y las paranoicas se ofenden por cualquier nimiedad, por poner solo dos ejemplos, pero ¿en qué punto podemos catalogarlas como “difíciles”?

Los autores del libro razonan así sobre estas personas: “Cuando ciertos rasgos de su carácter están demasiado marcados, o son demasiado fijos, no se adaptan a las situaciones y conllevan un sufrimiento para una persona y su entorno. Este sufrimiento es un buen criterio para establecer el diagnóstico de personalidad difícil”.

Veamos cómo podemos lidiar de forma práctica con algunos de los perfiles que a menudo son considerados así.

Límite. Este término se utiliza a veces equivocadamente para calificar la capacidad intelectual. En realidad, engloba a aquellas personas que se hallan en la frontera de la estabilidad mental. Son impulsivas y tienen frecuentes estallidos de cólera o peligrosas caídas en el desánimo. Cómo tratarlas: dado que suelen ser hipersensibles, si se han excedido, podemos censurar su conducta, el hecho en sí, pero nunca a la persona. Y hay que hacerlo desde la empatía, explicando cómo nos hemos sentido en esta situación.

Narcisistas. Conjugan la vida en primera persona y exigen ser el centro de atención. Cuando no lo logran, se vuelven impertinentes o tratan de manipular a los demás para conseguirlo. No podemos esperar reciprocidad por parte de esta clase de personas. Cómo tratarlas: además de alabarlas cuando lo merezcan, hay que ser comedido a la hora de contar los propios éxitos, ya que no llevan bien el mérito ajeno. En lo posible, evitaremos criticarlos y llegar tarde a las citas, ya que lo suelen vivir como una afrenta.

Ansiosos. Es un perfil muy común que incluye a las personas con tendencia a la preocupación excesiva y con un afán de control que les hace sufrir, especialmente en tiempos de cambios o inestabilidad. Cómo tratarlas: aunque puedan dañarse más a ellas mismas que a los demás, pueden llegar a desesperarnos con sus temores. Conviene, por tanto, que no les mostremos los nuestros, para no agravar su problema, y ​​comunicarles que pueden confiar en nosotros. El humor puede ayudar a rebajar la tensión en la que viven.

Evitativos. Son denominadas así porque evitan cualquier situación en la que puedan sentirse heridas o incómodas. Su miedo al ridículo hace que les cueste horrores dar el primer paso. Suelen tener problemas de autoestima y adoptar un perfil bajo, aun estando mas capacitadas que los demas. Cómo tratarlas: necesitamos que las escuchemos con atención y que les hagamos saber que valoramos su opinión. Así lograremos que se empoderen. Nunca hay que irritarse con ellas o hacer bromas acerca de su carácter o de su comportamiento.

Pasivos-agresivos. Resultan especialmente conflictivas en el ámbito laboral, ya que discuten de forma encendida cualquier orden y rechazan las figuras de autoridad. Creen saberlo todo mejor, a la vez que se quejan de ser incomprendidas. Viven cualquier menudencia como una falta de respeto hacia ellas. Cómo tratarlas: la amabilidad es la mejor vía para lidiar con esta clase de personas, así como preguntarles su parecer. No aceptan críticas y es inútil entrar en una guerra de reproches, ya que tienen poca autocrítica.

Difícil no significa tóxico

— El popular psicólogo Rafael Santandreu se muestra contrario a etiquetar a cualquier persona como “tóxica”. En su opinión, no hay personas tóxicas, sino relaciones que pueden calificarse así. Cuando dos personas que no son afines o no se convienen siguen juntas, el acaba vínculo siendo tóxicos, pero estas mismas personas pueden establecer relaciones saludables con otros perfiles o bien en situaciones diferentes.

— La psicología cognitiva sostiene que lo perjudicial es ver el mundo como tóxico, trazando una barrera entre unas personas y otras. Lo que sí sucede es que todos a veces nos comportamos de forma tóxica o estamos donde no deberíamos estar, algo que se arregla tomando conciencia de ello en lugar de señalar a los demás.

Francesc Miralles es escritor y periodista experto en psicología.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin limites

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.