Patricio Garino con LA NACION: “Busco salir de las cenizas, quiero cambiar las pieles”

Temprano, muy temprano. Cada día comienza igual para él. No puede perder tiempo, no se permite detenerse. Siente que la energia que tiene es el combustible para renacer. Tiene el cuerpo amorado. Demasiados golpes en dos años. Delaware subcampeón del mundo en 2019 a estar “debajo de un puente”, cuenta con una sonrisa. patricio gariñouno de los estandartes de la seleccion de la Argentina, el muchacho que pasó por San Antonio Spurs y Orlando Magic, que dejó su marca en Baskonia, hace casi dos años que no puede sentirse pleno. Las lesiones, las presiones, las malas determinaciones, los miedos lo pusieron en un lugar inédito: no tiene club para jugar en la próxima temporada.

Su vida hoy transcurre entre entrenamientos intensos para volver a jugar y la atención sobre su empresa de venta de empanadas en España [Cachito Mío]. Trabaja cada mañana con un preparador físico (el español Carlos Martínez). Dos horas en el gimnasio, una hora y media de técnica individual, más media de lanzamientos al aro. Y un par de veces por semana, por las tardes, lo atiende Paulo Maccari (su fisioterapeuta). Cada tanto mantiene contacto con Yolanda Santiuste (bióloga), que sigue de cerca su alimentación. Esa es su hoja de ruta para volver a estar adentro de una cancha.

Arriesgó su físico por estar en Tokio 2020 con la selección, ya que no estaba bien recuperado de su lesión de ligamentos de la rodilla derecha por la que fue operado en noviembre de 2019. Pasó por Lituania antes de los Juegos y allí tampoco encontró su mejor forma Después de la cita olímpica tomó la determinación de ir a Francia para jugar en Nanterre 92, pero su experiencia allí no fue la mejor: su deseo por jugar y el temor por no saber qué hacer sin equipo, lo traicionaron. Garino, a los 28 años, está parado hoy en otro lugar, pero en la charla con LA NACION se permite contar cada detalle de este proceso en el que hasta se “peleó con el básquetbol”.

Patricio Garino, con la camiseta de Nanterre 92 de Francia, su último equipo
Patricio Garino, con la camiseta de Nanterre 92 de Francia, su último equipohttps://www.proballers.com/

Después de batallar contra tantas lesiones, ¿Cómo se hace para seguir adelante?

-La verdad que es como reencontrarse con uno mismo. Busco salir de las cenizas, quiero cambiar las pieles. Esto que me pasa es algo que se volvió recurrente por mi vieja lesión del cruzado, no tuve una buena recuperación apenas me operé, unos meses antes del arranque de la pandemia. En ese momento era cuando necesitaba más ayuda, hacer trabajo en la cancha y en el gimnasio, pero me agarró el confinamiento. Así que estuve varios meses solo, haciendo trabajos con una camarita, con un fisioterapeuta del otro lado y un par de pesitas. Eso no fue lo más óptimo. Desde ahí comenzó una seguidilla de situaciones que, por no tener una buena rehabilitación, por el apuro, por la presión, por jugar, por el club o por la selección o por otras cosas, sigo teniendo problemas hoy. Por eso tomé la determinación de frenar, de empezar de cero y de hacer bien las cosas. Es decir, recuperarme bien de la vieja lesion que me tiene mal desde hace casi dos años. Si no hacía esto, era imposible seguir compitiendo, porque lo hacía por un par de meses o semanas y me rompía otra vez. No hay cabeza que aguante para tantos puños.

No se detiene, la energía que suele emanar cuando está dentro de la cancha se mantiene intacta, le fluyen las palabras, necesita contar por qué está dando una nueva pelea por volver a jugar: “Fue una determinación compleja haber seguido pese a no estar tan bien, me doy cuenta hoy de que hay muchas cosas que no tengo que haber hecho o debería haberlas hecho de otra manera. Y la verdad es que un poco me arrepiento. En su momento me dio bronca, pero entiendo que también se aprende de los palos y se aprende de verdad. Entonces, este tiempito que me tomé para volver a la Argentina, algo que no hacía desde antes del Mundial de China, me contribuyó para renovar energías con la familia y amigos. Por suerte puede estar con todos los afectos, volví a ver partidos y la gente me hizo recordar por qué soy jugador de básquet. Ese sentimiento, esas ganas y esa motivacion que me volvio a crecer. Por eso ahora estoy en Madrid trabajando mucho para volver lo más pronto posible.

-¿Cuáles son esas cosas en las que sintieron que no acertaron y te complicaron más con las lesiones?

-Hay dos cosas puntuales que me parecen que las podría haber encarado de otra manera. Una fue Tokio, que quizás yo no estaba al 100% para hacerlo. Desde un primer momento sabía que era un riesgo para mí ir a esos Juegos Olímpicos, pero no era sencillo decir que no por lo que significa la selección para mí, por cómo estaba físicamente y por lo que representaba para mi futuro, porque si yo tenía una tarea destacada quizás tenía otro destino y no había terminado en Francia. Y la otra, después ir a Tokio, de desgarrarme el isquiotibial, decidí ir al Nanterre 92 y entiendo que fue un error. Ahí me ganó un poco la presión, la incertidumbre y la inexperiencia de estar sin equipo, no saber qué hacer. Entonces, eso me puso en este lugar. Y hoy mi vida está un poco en el aire. Porque sí, en Argentina tengo mi casa, pero yo estoy en Madrid por mi recuperación y si bien tengo a mis viejos acá ya mi mujer, uno necesita un montón de ayuda de diferentes profesionales en un proceso como el que estoy viviendo. No puedo hacerlo en la Argentina, porque hay muchas distracciones para mí, no hay, lamentablemente, la misma infraestructura que en Europa, entonces tuve que tomar la determinación de venir a España. Y en este contexto, logré entender que no pasaba nada si no aceptaba ir a Francia.

Patricio Garino fue uno de los estandartes del subcampeonato mundial de China 2019
Patricio Garino fue uno de los estandartes del subcampeonato mundial de China 2019Cui Xinyu – Getty Images Asia-Pacífico

-¿Necesitas hacer terapia en todo este tiempo?

-Muchisima. Es algo que me ayudó a salir de estos pozos mentales que tuve y me ayudó a navegar estas aguas turbulentas en las que estoy. Mantenerme emocionalmente estable durante todo lo que me tocó vivir fue fundamental. Ahora a César [Bernhardt, psicólogo y exjugador cordobés] lo tengo bastante tranquilo, porque después de volver a la Argentina me sumó mucho para renovar las energías y limpiar todo lo que me podría afectar.

-En 2019 fuiste subcampeón del mundo, una de las figuras de la selección y ahora estás sin equipo, ¿cómo te pesa eso?

-Es raro, quizás todo eso me pesó en la determinación de ir a Francia. Hoy mi realidad es completamente diferente, hoy tengo un objetivo, lo visualizo y mi cuerpo me está ayudando a llegar a ese lugar. Ya estoy dejando atrás los dolores. El isquiotibial que era lo que más me complicaba, ya llevo un mes trabajándolo y no tengo problemas. Vea la evolución. Seguimos trabajando sobre la rodilla para recuperarla. Ya pude jugar uno contra uno y me sentí bien. También estoy en el proceso de dejar atrás la desconfianza, esos miedos de hacer distintos gestos que antes me rompían.

-¿Estás trabajando para corregir la mecánica de los movimientos?

-Exacto, pero no estoy trabajando específicamente sobre uno u otro en particular, sino en general. Como si se tratase de destruir la cabeza y que sea el inconsciente el que juegue. No estar atado a pensar en la lesión, leer las acciones defensivas u ofensivas sin más vueltas. Volver a jugar. Tan simple y complicado como eso.

-Cuando decís que tenés un objetivo visualizado, ¿cuál es?

-Se puede dar o no, porque no depende de mí, pero me gustaría estar en las ventanas de FIBA ​​de fines de junio (para jugar con la selección ante Venezuela y Panamá, como visitante). La verdad que es algo que veo muy posible. Lógicamente que eso está fuera de mí, porque no puedo decir voy o no voy. Me tienen que convocar para eso. Siempre priorice a la selección y no creo que alguien deba estar por un nombre. Mi objetivo es ese y le apunto a eso. Además, me parece que me puede ayudar para dar el siguiente paso que está listo para una nueva temporada. Si no se da, también tengo mucho tiempo por delante para seguir laburando y conseguir un equipo.

-¿Lograste ya no desesperarte por conseguir un equipo?

-En la mayoría del tiempo logro hacerlo, pero no es tan fácil lidiar con eso. Cuando estoy uno jugando contra uno, que estoy haciendo movimientos de memoria, que me siento bien con lo que hago, me entra la ansiedad de volver a jugar, que era algo que no me pasaba. De volver a estar dentro de la cancha, de integrar un equipo… De mirar partidos…

-¿Estabas peleando con el básquet?

-Y un poco sí, aunque debo ser sincero que nunca fui el mejor amigo de mirar tanto básquet. Pero sí que me dolía mirar un partido y no sentirme capaz de hacer lo que veía en la TV. Pero ahora cuando veo la Liga ACB, por ejemplo a Nico [Laprovittola], que está en el medio de una cancha repleta y compitiendo, me dan ganas de estar ahí. Incluso, cuando veo a otro de mis compañeros de la selección, jugar en sus equipos, me pasa lo mismo. Entonces, eso me motiva, porque me siento capaz de estar en esa circunstancia y eso me pone un poquito ansioso. Creo que el trabajo que estoy haciendo va a hablar solo, las horas que le estoy dedicando y la energía me van a ayudar.

Patricio Garino quiere tener una oportunidad con la selección en las ventanas FIBA ​​de fines de junio
Patricio Garino quiere tener una oportunidad con la selección en las ventanas FIBA ​​de fines de juniopunto de acceso

-¿Están tus compañeros detrás de esta motivación?

-En situaciones de tratar de ayudar al otro, miramos cuándo y dónde aparecer. Respetamos el momento mental de cada uno. Lo bueno es que hoy se tomo mucha conciencia de lo que implica la salud mental y sacarle presion al otro es algo bueno tambien. Entonces saber correrse es bueno. Y eso lo manejamos muy bien entre todos.

-Tener otra actividad, como administrar locales de gastronomía, ¿te ayudó un poco a descomprimir un poco la incertidumbre de no saber qué hacer ante el escenario de no tener trabajo como jugador de básquet?

-Sin duda, pero además porque no es sólo un proyecto mío, sino que está involucrada toda mi familia. Se dio en el momento justo por comenzó cuando yo recién estaba operando de la rodilla, aunque hoy ya es toda una responsabilidad, como la que implica toda inversión. Es algo que me gusta mucho y me veo en el futuro dedicándome a esto. Estar en tareas administrativas, con los números, el marketing, todo esto me dio una vida diferente. Me puse las cosas en perspectiva, me rompieron que soy capaz de hacer otra cosa. Porque un poco mi incertidumbre pasó por ese lado, porque me planteó: “Bueno, dejo el básquet y ¿qué carajo hago?”. Hoy en día sé que somos capaces de generar fuentes de trabajo, de tener una vida sustentable. Tener la seguridad de saber que sin estar jugando al básquetbol puedo generar ingresos propios es algo que mentalmente me ayuda, que me tranquiliza y que me permite saber que no estoy quemando la plata que gané jugando. Incluso, poder traer a mis viejos a España, a vivir cómodos, con un trabajo propio, es algo que me da una inmensa alegría. Ahora estamos tratando de alimentar a todos los que pasan por España con empanadas.

Patricio Garino, su mujer y los otros tres socios de Cachito Mío.
Patricio Garino, su mujer y los otros tres socios de Cachito Mío.

-Y es una actividad que creció mucho para vos.

-En dos años ya tenemos 5 locales y una fábrica propia en la que elaboramos todos nuestros productos. Queremos abrir tres o cuatro locales más este año. Las cosas vienen bien. La empanada en España está en tamaño total. Así que corremos un poco contrarreloj para instalar todo lo que pretendemos. Y nos sorprendió un poco, porque lo tomamos como un aprendizaje y hoy es una realidad. Tenemos locales en el Norte, en Victoria hay tres y está la fábrica, tenemos otro en Logroño y uno en Bilbao. Ahora queremos irnos a Durango, San Sebastián, Pamplona… Estoy muy enganchado con eso.

-Hoy, cuando proyectás, más allá de encontrar un equipo, ¿pensarás en jugar en un lugar en particular?

-No tengo la cabeza puesta en querer ir a tal o cual equipo, aunque sí mi objetivo está en mantenerme en España, por lo que es la liga, por conocerla, porque me conoce. Es más fácil estar en un lugar en el que la comunicación es por el mismo idioma, tengo a mi fisio en el mismo país, todo se hace más fácil. Siento que si logro quedarme en España sería dar otro paso más en mi carrera, porque podría volver a una liga tan reconocida, es algo que me ayudaría muchísimo. No me apuro, pero no me detengo y eso me hace bien.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.