Quizá no tengas en el radar este shooter en tercera persona y consigue algo muy difícil: siempre va a más

El estudio polaco Flying Wild Hog firma Evil West, un híbrido entre Devil May Cry y God of War (2018) con tintes de Doom Eternal que, por su característica premisa, su curioso sentido del humor y su agresividad a los mandos —o al teclado y ratón—, apunta a ser una de las apuestas más «gamberras» de finales del año.

hablar de mal oeste implicarse sumergir de lleno en el siguiente paso de la cadena evolutiva de los padres de Guerrero de las sombras. Desde que la desarrolladora polaca reimaginó en 2013 la experiencia original de finales de los 90, los seguidores de los títulos de acción permanecieron atentos al trabajo de Cerdo salvaje volador. Por ello, una parte importante de la industria espera con los brazos abiertos una propuesta tan gamberra como divertida que, algun que otro retraso medianteestará disponible el próximo 22 de noviembre. Y yo, por fortuna, he podido acceder a un avance exclusivo que me ha dejado un pensamiento tan breve como conciso: Evil West concentra todo lo que esperaba de él.

Lo más llamativo del extracto que pudo completar —huelga decir, antes de entrar en materia, que corresponde a una fase avanzada del título— es la suma perfecta entre acción y exploración que plantea la obra. Después de casi una década de experiencia en estos derroteros, Flying Wild Hog se ha especializado en una tarea fácil de plantear, pero difícil de ejecutar: encontrar el equilibrio entre tempestad y calma. Por un lado, Evil West cuenta con secciones de combate que, gracias a su variedad, dotan al jugador de diversas posibilidades para cumplir su cometido; por otro, cuando estas llegan a su fin, nos sitúa en un área grande, ya la vez acotada, que esconde varios secretos para aquellos interesados ​​en encontrarlos.

Así, la firma de Europa Oriental plantea un reto que busca contentar tanto a los jugadores ávidos de acción como a aquellos que, además de disfrutar de este tipo de planteamiento, busquen una dosis extra a través de la exploración y la investigación del entorno. Por ello, los escenarios de Evil West están llenos de coleccionables y añaden que aportan información adicional a la historia que el juego ofrece, un punto a favor que se anota en el casillero de los usuarios «más exigentes» con este tipo de contenido. De esta forma, los que deciden comprobar qué guardan tras cada rincón descubrirán tanto relatos desconocidos como enfrentamientos opcionalessiendo estos últimos una buena opción para poner a prueba todas las posibilidades del combate.

El jugador siempre manda en Evil West

En esencia, esta propuesta cuenta con varios elementos que pueden combinarse a merced del jugador. Por ello, Evil West te permite enlazar a tu gusto los combos que puedas conformar gracias a su amplio arsenal de movimientos disponibles. Por una parte, en lo referente a las armas, he tenido acceso a un revólver sin apuntado que actúa como ataque estándar, a una escopeta cargada que hace las veces de ataque especial, a un rifle con mira que sirve para ajusticiar a distancia ya un artefacto capaz de paralizar a todos los enemigos del escenario; por otra, en lo que respeta a los ataques más directos, existe la opción de enlazar golpes utilizando la potencia del guantelete y, a su vez, utilizar el gancho para acercar a tus enemigos o, por el contrario, desplazarte hasta su posición. Aunque pueda parecer limitado, es posible realizar combinación múltiple una vez se domina esta faceta jugable.

Evil West: Quizá no tengas en el radar este shooter en tercera persona y consigue algo muy difícil: siempre va a más

Habiendo ahondado en el combate y la exploración, toca hacer lo propio con los personajes y la historia. Si bien no he podido profundizar mucho en este aspecto, principalmente en el relacionado con los protagonistas de los eventos, sí puedo asegurar que Evil West posee muchos toques de humor. En el avance, que me permitió jugar como Jesse Rentier —protagonista de esta epopeya centrada en cazar vampiros—, también pude conocer a Vergil Olney, el perspicaz e inexperto ayudante con menos maestría que ganas de echar una mano. Pese a haber podido experimentar unas trazas de lo que será el resultado final, la relación entre ambos deja algun que otro momentazo que me hizo esbozar una sonrisa. Sin duda, el carácter y carisma de Rentier apunta a ser uno de los principales baluartes de esta obra.

Por último, antes de sumergirme en las conclusiones finales, he encontrado un aspecto negativo que puede «espantar» a más de uno: el bajo nivel de dificultad. Evil West posee hasta cuatro niveles de reto, yendo desde los clásicos fácil y normal hasta el difícil para, una vez se termine la historia, desbloquee el extremo. Según señala la configuración del juego, el nivel normal es el que los desarrolladores pensaron para la experiencia. Y éste, y él de señalar que no destaco por ser un jugador que presuma de ser habilidoso, apenas supondrá un reto para alguien experimentado. Por ello, si tuviera que señalar un punto negativo, sería el caso de desafío que se esconde tras tanta acción.

Serie Evil West Xbox

Evil West apunta a ser, además de una de las sorpresas más positivas de final de añoAsí, Evil West apunta (chiste fácil) a ser, además de una de las sorpresas más positivas de final de año, una propuesta gamberra que enamorará a los amantes de este tipo de experiencias. En el combate, se puede disfrutar tanto de un estilo agresivo como el de rodar para esquivar, que será tu mayor aliado, como de uno más precavido apoyado en el escudo y la posibilidad de curar. También destaca la exploración, por su parte, y es que se intercalarán secciones con gancho, raíles y demás para no provocar sensación de repetición. Además, todo ello estará aderezado con un apartado estético muy particular y un rendimiento óptimo que no deja lugar a dudas.

Por estos motivos, Evil West me ha dejado un gusto agradable en la boca. Flying Wild Hog, una vez más, demuestra su buen hacer con los títulos de acción y su capacidad para darles a estos su «toque personal». El resultado final, como ya confirmaron, se podrá comprobar a partir del próximo 22 de noviembre.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.