Shevchuk: Sólo Dios tiene la medicina para curar las heridas del hombre

En su video mensaje cotidiano, el Padre y Primado de la Iglesia Greco-Católica Ucraniana habla una vez más de la lucha de los ucranianos por defender su dignidad y su derecho a existir. “Vemos a nuestros soldados lesionados, que con sus heridas nos dicen que Ucrania clama a Dios ya la conciencia del prójimo por la salvación”.

Noticias del Vaticano

“Ucrania sigue sangrando. Ríos de lágrimas fluyen por nuestra Patria. Un mar de dolor, dolor y llanto que llega a los cielos”. Lo afirma el Primado de la Iglesia Greco-Católica Ucraniana, Sviatolav Shevchuk, en su video mensaje del 11 de mayo, cuando Ucrania vive y soportó 77 días de agresión rusa.

Resumiendo una vez más la actividad militar llevada a cabo por Rusia en territorio ucraniano en el último día, describe que el enemigo “está tratando de avanzar sin descanso”, asaltando ciudades y pueblos, bombardeándolo con todo tipo de armas que existen hoy en día:

Intentar destruir nuestras ciudades y pueblos con bombas aéreas. La artillería y otros tipos de armas están disparando incesantemente. Pero nuestros defensores protegen valientemente a nuestra Patria. Por eso décimos que Ucrania está en pie. Ucrania está luchando. Ucrania defiende su dignidad y su derecho a existir.

Escuchar el llanto de los ucranianos

«Es casi imposible evacuar completamente a la gente de la zona de guerra» – lamenta – evidenciando que además se está tratando deliberadamente de “bombardear los pequeños caminos de vida por los que la gente todavía puede escapar de las bombas y los proyectiles rusos”. Por eso – añade – “es tan importante hoy para todos nosotros escuchar el llanto de los ucranianos: de los niños, de las mujeres, de las familias”.

La fragilidad del hombre

Monseñor Shevchuk dedica la segunda parte de su video mensaje a reflexionar sobre otra obra de misericordia: “Visitar al enfermo”. En este marco, se remite a la pandemia durante la que se pudo constatar la fragilidad y vulnerabilidad del hombre y observa «cuán profundas son las heridas que el hombre moderno lleva en su alma y en su cuerpo», aunque la civilización se siga desarrollando.

Tener fe en la victoria sobre la enfermedad

“Estar enfermo en tiempos de guerra es una pena y casi una tragedia” añade y precisa que además de una atención médica adecuada para superar la enfermedad es necesario ánimo y sobre todo fe, “tener fe en la victoria sobre la enfermedad”.

La persona debe creer que, con la ayuda de la medicina moderna, con la ayuda y atención de la gente buena, es capaz de superar esta o aquella enfermedad. Hoy Ucrania, el pueblo ucraniano está profundamente herido. Quizás no tomamos conciencia hasta el final de lo profundo que son las heridas de esta guerra en el cuerpo de Ucrania. Vemos a nuestros soldados lesionados, que con sus heridas nos dicen que Ucrania clama a Dios ya la conciencia del prójimo por la salvación.

Agradecimiento a los médicos que salvan vidas en Ucrania

Por ello, Shevchuk agradece “especialmente a los médicos que muestran realmente la cumbre del arte de la medicina para salvar la vida en Ucrania” sin olvidar a quienes cuidan a los enfermos, “haciendo todo lo posible para que cada enfermo, sobre todo en condiciones de guerra, no se sienta solo y abandonado”.

De verdad pido a todos los que me escuchan, que recuerden que tal vez tengan un enfermo en alguna parte: sírvanlo, visítenlo. Tal vez llámenlo por teléfono. Porque toda la atención, el apoyo de familiares, de conocidos, de amigos cercanos, de voluntarios es indispensable para que la persona pueda superar su enfermedad.

Concluyendo, el Primado de la Iglesia Greco-Católica Ucraniana pide al Señor para que “detenga esta guerra; que la gente no se haga más daño”. Y asegura que sólo Dios tiene “esa medicina con la que se pueden curar las heridas del hombre”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.